La granada es muy baja en calorías pues tiene bajo contenido en hidratos de carbono. A la granada, se le asignan efectos favorables para aliviar el asma, la fiebre y las enfermedades cardiovasculares, Evita la retención de líquidos, la flatulencia y ayuda a combatir la hipertensión. Sus propiedades antioxidantes retardan el envejecimiento de ciertas células del cuerpo. Los taninos que contiene la granada son buenos para tratar casos de diarrea, ya que los taninos actúan de manera contraria al efecto que tiene la fibra en el organismo, no es conveniente consumir granada si se padece de divertículos o de irritación cólica. En caso de anemia su consumo es muy aconsejable. Estudios recientes indican que el consumo de granada puede resultar beneficioso en la prevención de ciertos tipos de cáncer. Ayuda a eliminar los líquidos en los riñones y se recomienda a quien padece gota. Por su bajo contenido en calorías (74 por cada 100 gramos) resulta muy valorada en dietas de adelgazamiento y para personas con diabetes. Su riqueza en manganeso puede justificar la fama de fruta afrodisíaca pues vitaliza el sistema nervioso y las hormonas sexuales.