La miel de castaño tiene más vitamina C, más minerales y más antioxidantes que las mieles elaboradas a partir de otro tipo de flores Destaca por su contenido energético y antioxidante, pero también por su composición nutricional. También ayuda a regenerar tejidos intestinales, estimula la creación de nuevos tejidos y actúa como antiinflamatorio natural. Es rica en potasio, calcio, fósforo y magnesio, elementos clave para una buena circulación sanguínea.