La levadura de cerveza tiene una importante cantidad de proteínas de alto valor biológico (contiene gran cantidad de aminoácidos) del organismo. Tiene bajo contenido en grasas y muchos hidratos de carbono de absorción lenta, lo que te proporcionará energía sostenida durante un largo tiempo. La levadura de cerveza es rica en vitaminas, sobretodo del grupo B (fortalece el sistema inmunológico y el sistema nervioso, producen hormonas, enzimas y proteínas necesarias). Este alimento va genial contra el estreñimiento debido a su alto valor en fibra y regula tu flora intestinal gracias a su alto poder probiotico.
Al igual que la levadura de cerveza, el germen de trigo también es un gran aliado para tu piel, cabello y uñas gracias a su aporte en vitaminas del complejo B y Zinc. Ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro celular y el daño oxidativo gracias a su aporte en vitamina E. Ayuda a regular los trigliceridos, el colesterol en sangre y a disminuir la presión arterial elevadas. Es fantástico para post-operatorios, épocas de crecimiento, embarazo y lactancia. Te ayudará a mejorar problemas digestivos de todo tipo.