Los ácidos grasos esenciales omega-3 son ácidos grasos que necesitan ser ingeridos en la dieta , pues nuestro organismo es incapaz de sintetizarlos. Entre sus funciones destacan la formación de las membranas celulares, la formación de las hormonas, el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, la correcta formación de la retina y el funcionamiento de las neuronas y las transmisiones químicas. La ingestión de alimentos ricos en ácido linolénico o complementos que contengan este principio rebaja los trigliceridos, disminuye el colesterol , previene la formación de coágulos en las arterias al impedir la agregación plaquetaria y disminuye levemente la presión arterial. La inclusión de alimentos o complementos ricos en este componente protege contra la aparición de ciertos cánceres, especialmente el cáncer colon, el cáncer de próstata y el cáncer de mama. Además pueden reducir el tamaño de los tumores. Se ha comprobado que el ácido linolénico tiene propiedades antiinflamatorias en enfermedades de las articulaciones Parece ser que este componente reduce los niveles de prostaglandinas que son las responsables de muchos procesos inflamatorios.