La alcachofa es mucho más que un alimento sabroso y depurativo, se revela además como un recurso natural ideal para prevenir y tratar diferentes afecciones metabólicas, como el colesterol alto o la hipertensión.
Diferentes son las propiedades que se le atribuyen a la alcachofa, vinculadas en su mayoría al funcionamiento del hígado y la vesícula, a favorecer la digestión y a la eliminación de toxinas por la orina. Por ello, la inclusión de esta verdura en la dieta o su toma como planta medicinal aporta grandes beneficios para la salud a diferentes niveles. Toma nota de sus principales virtudes y de a quien conviene más consumirla:
– En extracto líquido, a tomar entre 30 y 50 gotas diarias, en tres tomas, mejor mezcladas con zumo de manzana o de naranja.
– La falta de apetito, estados anoréxicos, situaciones de debilidad y convalecencia.
– Alteraciones hepáticas, ictericia, daño hepático por sobreconsumo de medicamentos o por efectos secundarios provocados por éstos.
– Tratamiento y prevención de los cálculos biliares.
– Alergias alimentarias, por su capacidad de regeneración hepática.
– Inflamación hepática o hepatitis, como apoyo a la medicación convencional.
– Tratamiento para el control del colesterol de forma natural. Los extractos de alcachofera ayudan a reducir los niveles del colesterol LDL en sangre en tratamientos de largo alcance.
– Ayuda a reducir los niveles de triglicéridos.
– Actúa como un diurético potente (buena parte de su peso corresponde a agua), útil para combatir edemas y retención de líquidos.
– Es un agente diurético, que sirve de apoyo para mantener a raya los niveles de tensión arterial en personas hipertensas.
– Previene la aparición de accidentes coronarios y de enfermedad vascular, al reducir el riesgo de desarrollar la arteriosclerosis.
– Ejerce un claro efecto depurativo sobre el riñón, previene la formación de cálculos.
– Favorece la reducción de urea y ácido úrico en sangre. Puede ser un aliado a tener en cuenta por pacientes afectados de gota.
– Por su contenido en fibra, favorece también el tránsito intestinal y previene el estreñimiento.
– Por la presencia de la inulina, un hidrato de carbono que se metaboliza transformándose en fructosa, puede ser interesante incluir alcachofa en la dieta de los diabeticos.